Tres entrenadores, 52 partidos, más de 100 goles, pero no demasiadas alegrías es todo lo que ha sido el año del Huesca. Muchos altibajos que llevaron a los de Xisco a ocupar la media tabla la pasada campaña y a Ziganda a coger el cargo en verano

Los jugadores del Huesca antes del comienzo del partido contra el Mirandés. Fuente: AS

Estadísticas

Durante este año que finaliza, el Huesca ha jugado un total de 50 partidos en las tres competiciones que ha disputado, además de los siete partidos amistosos de pretemporada. La pasada Liga 2021-22, el conjunto dirigido por Xisco Muñoz jugó 21 partidos, sumando 6 victorias, 7 derrotas, 8 empates, 29 puntos, 25 goles a favor y 24 encajados. El técnico valenciano hizo jugar a un total de 24 jugadores diferentes, contando jugadores de la plantilla, fichajes de invierno y canteranos. El conjunto azulgrana acabó la temporada de forma muy irregular y en una decimotercera posición casi ridícula por lo que Xisco renunció a lo que le quedaba de contrato tras el último partido.

Tras un mercado de fichajes marcado por el poco presupuesto y el límite salarial, llegaron nueve jugadores nuevos y hubo once bajas, destacando las salidas de leyendas azulgranas como Seoane, Mikel Rico, Mosquera o Ferreiro. Los de Ziganda jugaron siete partidos de pretemporada que resultaron en 3 victorias, 2 empates y 2 derrotas, mostrando un anticipo de lo que ha sido la igualada primera vuelta de la temporada 2022-23. El equipo aragonés ha conseguido 28 puntos en los 21 partidos disputados, lo que estadísticamente son 7 victorias, 7 empates y 7 derrotas, lo que les ha llevado a estar gran tiempo coqueteando con la zona de promoción pero actualmente ocupando la undécima posición.

Gráfico circular de las victorias, empates y derrotas de la SD Huesca este año. Fuente: Canva

El fracaso de Xisco Muñoz

El 2022 va a ser recordado, al igual que el 2021, por los aficionados azulgranas como un año de reconstrucción en el que el juego del equipo ha dejado mucho que desear y un cambio de sistema tras muchos años. El mercado invernal dejaba en Huesca cuatro fichajes que traerían algo de ilusión a la afición que no estaba nada contenta con el juego del equipo desde el inicio de la temporada, junto a las importantes victorias frente a Lugo y Mirandés nos acercábamos al Play-Off. Sin embargo, duras derrotas frente a Alcorcón o Ibiza hicieron que la afición se desenganchara definitivamente. El juego del equipo era muy mediocre, dónde los únicos que se salvaban eran Seoane, Marc Mateu y Andrés Fernández, el equipo se fue alejando poco a poco del muy lejano objetivo del ascenso. Xisco Muñoz tuvo que dimitir por no haber logrado el objetivo tras la goleada sufrida en Valladolid y el malestar de la afición hacía ver que en verano podía haber cambios tras una temporada de fracaso absoluto.

La despedida de Mikel Rico, Ferreiro y Seoane. Fuente: SD Huesca

Un verano de cambios

Instantáneamente después de la dimisión de Xisco Muñoz, la directiva hizo cambios en su estructura organizativa y tras el anuncio de Ziganda como nuevo entrenador, todas las partes entendieron que la temporada 2022-23 iba a ser de reconstrucción y con el objetivo de reorganizar su estilo de juego, su dirección, su identidad y la relación con la afición que se habían perdido tras la pandemia, el descenso y una pasada campaña en la que se obtuvo mucho menos de lo esperado. En Agosto comenzó la liga con un récord de abonados, llegando a los 8016 socios y con un mercado de fichajes marcado por el límite salarial. La temporada empezó con varias derrotas y empates que no convencían a los aficionados que se temían lo peor, pero tras victorias contra Ibiza, Málaga o Las Palmas, los de Ziganda consiguieron una muy buena racha para colocarse en séptima posición, recuperando la identidad guerrera y haciendo de El Alcoraz un auténtico fortín. Tras la derrota frente al Torremolinos en la Copa del Rey, vino otra mala racha con varias derrotas seguidas fuera de casa y sólo una victoria en Huesca, acabándo la temporada en undécima posición y con 13 porterías a cero, sin duda la clave del pequeño éxito de Ziganda, aunque con muchas dudas. En las últimas semanas, se ha anunciado la incorporación del lateral derecho Juanjo Nieto que rescindió contrato hace poco con el Granada y la salida del delantero paraguayo Isidro Pitta rumbo a la segunda liga brasileña.

Footer
Artículo anteriorOsasuna, incógnita en la vuelta a la Liga
Artículo siguienteAtlético 2-0 Elche: Victoria rojiblanca para cerrar el año
S.B.
Seguimos sin reblar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí