Desde su fundación, el Atlético de Madrid ha tenido señas de identidad propias y símbolos históricos. En los últimos años hemos visto una serie de cambios en el club que lo modernizan, pero que no terminan de convencer a la mayor parte de los aficionados. Los símbolos y la esencia originales del Atlético de Madrid parecen estar cada vez más difuminados.

El escudo minimalista

El Atlético de Madrid ha cambiado de escudo hasta 12 veces en su historia. El primero de todos era blanco y azul, pues esos eran los colores de las rayas de las primeras camisetas del Atlético. No fue hasta 1911 cuando se utilizaron las rayas rojas y blancas por primera vez, y a partir de entonces, todos los escudos del Atlético de Madrid han tenido en común dichas rayas rojas y blancas, siendo el símbolo más histórico del club.

Todos los escudos que ha lucido el Atlético a lo largo de su historia. Fuente: Esto es Atleti.

Además de las rayas rojiblancas, hay otro elemento en común que tienen casi todos los escudos del Atlético, excepto los dos primeros y el actual: el oso y el madroño tal y como constan en el escudo del Ayuntamiento de Madrid. Los cambios que ha sufrido, tanto de tamaño como de color, hacen que ya no sea el símbolo histórico que siempre ha llevado el Atlético. Y es que el actual es el único escudo que cuenta con el oso y el madroño con proporciones y colores distintos a los de toda la vida, a los de siempre.

El objetivo del club de hacer un escudo minimalista, imitando a otros equipos como Manchester City, CD Lugo o Juventus no agrada al aficionado. El escudo del Atlético no puede convertirse en un logotipo comercial, contiene el escudo de la ciudad de Madrid, que no ha cambiado.

 El Vicente Calderón, olvidado

El Vicente Calderón es, por excelencia, el estadio histórico del Atlético de Madrid. En la orilla del Manzanares el Atlético ha descendido a Segunda División y ha vuelto a ascender, ha ganado numerosos títulos, ha jugado Luis Aragonés, se han disputado noches mágicas europeas… Es el estadio donde el Atlético ha crecido como club para ser hoy uno de los mejores equipos de Europa. Comparado con los colosales estadios de otros equipos europeos a los cuales se ha medido el Atlético, (Bayern, Real Madrid, Dortmund…) hacía que el feudo rojiblanco representase uno de los principales valores rojiblancos: la humildad.

Así lucía el Vicente Calderón en su último partido oficial. Fuente: El Cierre Digital.

Ahora el Atlético cuenta con un estadio mucho más grande y moderno, pero hay un gran problema que disgusta a muchos aficionados: el estadio Vicente Calderón no tiene ningún tipo de recuerdo o prolongación en el Nuevo Metropolitano. No hay nada que se pueda ver a primera vista que recuerde al mítico estadio del Manzanares. Al aficionado rojiblanco le gusta la tradición, la historia y el recuerdo, y el estadio no solamente no lo tiene, sino que además se le busca un nombre comercial. A más de uno le gustaría que el estadio tuviese un nombre que señalase algún aspecto de la historia del club, como lo haría por ejemplo «Estadio Luis Aragonés«.

Las rayas rojiblancas no se tocan

Como ya he comentado, las rayas rojiblancas son uno de los principales (sino el que más) símbolos históricos del club. El encadenamiento de tantos años consecutivos con las rayas rojas y blancas verticales como primera equipación hace que estas tengan su carácter histórico y simbólico.

Cada año viene siendo habitual que la primera equipación, aun manteniendo los colores tradicionales, tenga una serie de retoques y cambie. Tienen naturaleza comercial y vienen dados por la marca que fabrica las camisetas (Nike en el caso del Atlético), pero es el club el que decide si aceptar estos cambios o no.

Así era la primera equipación rojiblanca que el Atlético utilizó. Fuente: Atlético de Madrid.

Durante los últimos años hemos estado viendo cómo cada vez había cambios más notables en las primeras equipaciones. La de la temporada 2017-18 fue la primera que tuvo demasiados cambios y detalles; las rayas rojiblancas verticales estaban como siempre, pero las otras rayas diagonales que cruzaban toda la camiseta no acabaron de convencer. En la temporada 2021-22, había rayas rojiblancas verticales, pero no gustó la idea de que apareciese un «brochazo» de pintura sobre la camiseta. No recordaba esta camiseta a la tradicional rojiblanca.

La camiseta preparada para la temporada 2022-23 ha sido una de las menos aceptadas. Ha sido un error que las rayas verticales, rectas, del Atlético sean ahora curvas. Ante tanta protesta por este diseño, la propia presidencia del club mandó una carta a todos los socios diciendo que la camiseta para la temporada 2023-24 sí que será tradicional.

Las primeras equipaciones de las temporadas 21-22 y 22-23 del Atlético, respectivamente. Fuente: cope.es-

Las rayas rojiblancas curvas representarían el meandro que hace el Manzanares en su paso por el Vicente Calderón, para rememorar así el estadio. La idea es muy buena, pero la ejecución no lo ha sido tanto. Como resultado ha quedado una camiseta que no es estética como para justificar su finalidad, ni continúa la tradición de las rayas rojiblancas rectas de siempre y cuya aceptación comercial es a día de hoy incierta.

Sergio Rodríguez Carnicer

 

Footer
Artículo anteriorKento Hashimoto fichaje sorpresa del Huesca
Artículo siguienteLa vuelta de una cara conocida al conjunto nervionense

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí