Hubo un error en el minuto de silencio del encuentro inaugural de la jornada 10. 

En el encuentro entre Osasuna – Granada, el colegiado Busquets Ferrer ordenó guardar un minuto de silencio, pero, ¿cual era el destinatario del homenaje?

Moi Gómez y Ricard disputando un balón. Fuente: navarra.com

Lo que en realidad paso, es que el árbitro vio a los jugadores del conjunto andaluz en una posición cercana al círculo central del campo y creyó que habría que realizar el homenaje. Así lo explicó al responsable de LaLiga.

Footer
Artículo anteriorReal Sociedad – RCD Mallorca: comienza un mes exigente tras el parón
Artículo siguienteLiverpool 2-0 Everton: Salah da el triunfo a los Reds en el derbi
Íñigo González
Soy de Pamplona tengo 15 años y soy un apasionado del fútbol y del periodismo desde pequeño.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí