Miguel Pérez Cuesta «Michu» y Julián Calero Fernández son los auténticos creadores de este Burgos. Sus renovaciones siguen aún en el aire y son prioritarias para ir confeccionando al equipo.

La renovación de Michu, encarrilada

Parece que, tras semanas de conversaciones, el club de la Ribera del Arlanzón ha conseguido alcanzar un acuerdo de renovación con el director deportivo asturiano. Michu llegó a la entidad burgalesa hace 3 años para lograr formar un equipo competente que luchara por el ascenso a la Liga Smartbank, y en su segundo año logró el objetivo esperado. Una vez que la permanencia en Segunda se encuentra en su recta final y el club volverá a competir el año que viene en la categoría de plata, Michu quiere renovar y el club quiere renovarlo.

Michu posando con el escudo del Burgos CF. Fuente: elpais.com

Parece que en breve puede convertirse en oficial lo que es un secreto a voces y que el asturiano se vinculará por dos temporadas más a la entidad burgalesa. El ex delantero volverá a adquirir plenos poderes para confeccionar el plantel. No obstante, deben cerrarse algunas cuestiones institucionales como son la fusión o no con el Promesas, lo que condicionaría el futuro del filial, así como la permanencia del Juvenil en la División de Honor.

Michu será la pieza angular del próximo proyecto burgalés en el fútbol profesional. Desde mi punto de vista, y entiendo que el de la mayoría burgalesa, cerrar al asturiano es el mejor fichaje para la campaña que viene. Su liderazgo ha sido clave para firmar futbolistas de tal calibre y para que el Burgos se encuentre en esta situación tanto económica como deportivamente.

Renovación, pero sobre todo respeto, para Calero

Con la renovación de Michu casi oficial, el club debe ponerse manos a la obra con la firma del que será el entrenador la próxima campaña. Calero finaliza contrato en junio y como él mismo ha señalado, el club aún no ha hecho ningún movimiento. Cierto es que se acerca el final de la competición y las malas noticias o la inestabilidad en las oficinas puede causar una distracción a la plantilla, pero el trabajo desde el club debe dirigirse, una vez aprobada la renovación de Michu, en renovar al preparador madrileño.

Julián Calero posando con la portada del Diario de Burgos tras el ascenso a Segunda. Fuente: diariodeburgos.es

Más allá de que se renueve o no al bueno de Julián, nuestro entrenador merece un respeto por toda su trayectoria al frente de los blanquinegros así como su lealtad a la institución. Calero señaló el pasado 12 de marzo que en verano finaliza su contrato, y que sin haber recibido aún un mensaje desde el club, iba a escuchar primero a la SAD castellana antes que otros clubes interesados, que seguramente serán varios.

Michu y Calero charlando en un partido de pretemporada. Fuente: diariodeburgos.es

Nuestro director deportivo no puede confeccionar la plantilla sin un entrenador en el que confíe plenamente para poder llevar el proyecto a cabo. Calero es la apuesta de Michu, y seguramente el asturiano haya puesto la premisa de renovar al madrileño, por lo que la próxima misión en el club está en reunirse con Julián y los suyos. Los cimientos de este Burgos están muy claros y son muy queridos. Este Burgos tiene los mejores creadores posibles y esa unión entre cuerpo técnico y dirección deportiva es vital para el devenir del club no sólo deportivamente, sino también institucionalmente.

Footer
Artículo anterior¿Acabará ganando el FC Barcelona laliga?
Artículo siguienteBolivia 0-4 Brasil: La Canarinha cierra las eliminatorias con victoria en La Paz

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí