Acudir al Plantío cada fin de semana se ha convertido en una tradición para los burgaleses, que ven recompensado el desembolso hecho a las arcas del club con un Burgos irreprochable.

Más del 65% de aforo en cada partido

Los 20 años fuera del fútbol profesional en la capital burgalesa se han hecho notar. El aficionado burgalés necesitaba de una vez por todas ese ascenso del equipo a la categoría de plata, categoría que nunca debió abandonar.

Celebración al término del encuentro frente al Tenerife con un Plantío a rebosar. Fuente: burgoscf.es

Hace poco más de un mes la Liga sacó el porcentaje de ocupación de los estadios de la Liga Smartbank y, para sorpresa de todos, el Burgos CF se colaba en la primera posición, dejando al Plantío como estadio más frecuentado en términos porcentuales. Más de un 60% de ocupación media atesora el estadio situado a la Ribera del Arlanzón. Un total de 87.835 espectadores han disfrutado de su equipo esta campaña en la Segunda división.

Una fiesta se gane o se pierda

Y como no se iba a convertir en una fiesta con el auténtico rendimiento ofrecido por los pupilos de Calero. La situación del Burgos CF es inmejorable a estas alturas de temporada. Ningún aficionado ni nadie del club podía prever esta tranquilidad a las puertas del mes de abril.

Pero más allá de los buenos o malos resultados cosechados por el Burgos CF, el Plantío se ha convertido en un fortín y una fiesta para los burgaleses, pues la entrega de esos 8.000 aficionados de media que acuden cada fin de semana al Plantío es la entrega que plasman Calero y los suyos día tras día en el terreno de juego. Ese tesón, garra y fuerza que caracteriza al Burgos CF, es lo que le ha llevado a la posición donde se encuentra. Muchos de los encuentros en los que el cuadro blanquinegro ha conseguido la victoria han sido de cabeza, corazón y tripa más que de buen juego.

Los jugadores del Burgos cantan con su afición al finalizar un encuentro en el Plantío. Fuente: as.com

Seguramente el Burgos no atesore el mejor despliegue futbolístico, es más, es un equipo al que le cuesta crear con el rival encerrado en bloque bajo, pero su entrega y corazón han forjado un idilio con el aficionado y, en general, con la Liga Smartbank, que florece día tras día en los alrededores del Plantío. El feedback más frecuente con los aficionados del Burgos que tienen mis artículos en las redes sociales es de un apoyo incondicional a los de Calero. Un apoyo merecido a un club humilde, con un entrenador que se ha ganado el calor de la ciudad y con unos jugadores que se dejan la piel día tras día para confirmar que el Burgos está de vuelta.

Footer
Artículo anteriorMirandés 3-1 Ponferradina: El Mirandés acaricia la permanencia
Artículo siguienteEl temor al mercado de verano del Sevilla FC

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí