Cinco empates marcan la tónica de una jornada que sigue sin desvelarnos qué sucederá a final de temporada

Si alguien se dedica a apostar a partidos de 1ª RFEF estará, sin duda, arruinado. Los resultados no siguen ninguna lógica o razonamiento, se trata de batallas únicas a cara de perro. Una jornada más los cuatro primeros son incapaces de ganar y todo se aprieta mucho más, si es que es posible. Seis equipos en seis puntos, el Deportivo resurgiendo cual ave fénix…sean bienvenidos a la mejor categoría del fútbol español.

Una liga supersticiosa

No solo parece traer mala suerte el liderato, sino que ningún conjunto consigue romper alguna estadística que le haga acercarse al ascenso, aunque sea de manera psicológica. Todo equipo que ha cosechado más de cinco victorias consecutivas en la 1ªRFEF ha subido de división ese mismo año. Rozó la hazaña la Cultu allá por el mes de noviembre, pero el Nástic se lo impidió y ahora son los catalanes los que se han quedado a las puertas.

Se las prometían muy felices los de Dani Vidal al descanso con el gol de Escudero, pero reaccionaría el filial rojillo para conseguir el empate. Unas tablas que para nada frenan la buena dinámica de los tarraconenses que son, sin duda, el conjunto más en forma del grupo. El Osasuna B, por su parte, trata de no perder la ilusión por los grandes objetivos, pero lo cierto es que navega por tierra de nadie.

El empate no priva al Nástic de mantenerse en la zona alta. Fuente: Twitter del club

Viva o derbi galego

Ya sea por fastidiar y mofarse de su enemigo en horas bajas o por querer apoyar a un filial que tiene muy buena pinta, lo cierto es que la afición viguesa se volcó con su equipo. Balaidos mostró prácticamente una mejor cara que en el encuentro del primer equipo horas antes, y la actitud de los jugadores no defraudó al ambiente. Hace unos meses en Riazor les tocó a los celestes sonreír, pero esta vez la historia fue muy diferente.

Aguantó el Dépor vivo hasta bien pasada la segunda parte y, ahí cuando alguna ligera modificación hace mucho daño en el marcador, Pablo Vázquez clavó la bandera blanquiazul. Se permitieron los de Idiákez engordar una renta que a punto estuvo el Celta de hacer desaparecer en el descenso, pero finalmente los tres puntos se fueron para Coruña. Toc toc, el coco ya está aquí, cinco puntos les separan del líder.

Clasificación tras la jornada 21. Fuente: Primera Federación

Corte por el descenso

Parece que, con el paso de las jornadas, se va dirimiendo qué equipos lucharán por mantenerse en la categoría a final de temporada. El Tarazona, decimocuarto clasificado, es el primero de un grupillo condensado en seis puntos que cierra el Teruel, colista por el momento. Los turiasonenses desaprovecharon una oportunidad de despegarse del ya mencionado `grupo de la muerte´.

Los maños cayeron ante un irregular Real Unión que corre para asegurar la salvación antes de mirar hacia arriba. Los de Idiákez lo lograron con un solitario tanto de Asier Benito y sin desplegar un juego demasiado vistoso. Ya no son lo que eran a principio de temporada, pero siguen siendo un conjunto muy peligroso cuando tienen el día. En Tarazona tendrán que sufrir hasta final de temporada, pero ¿acaso no habrían firmado esta situación antes de navidad?

El Sabadell, un punto más cerca del objetivo. Fuente: Twitter del club

Logroñés y Sabadell se enfrentaron a un todo o nada por salir del pozo del cual ninguno salió excesivamente satisfecho. El empate final quizás deja con mejor sabor de boca a los catalanes que a los riojanos, pues fueron los segundos quiénes se adelantaron en el marcador. Cuando no se puede ganar, al menos no pierdas dicen muchos entrenadores y el punto le sirve a los de Óscar Cano para mantenerse a un paso de la permanencia.

La hormiguita no cesa de trabajar

Tanto al Sestao River como al Rayo de Majadahonda, ambos en descenso, se les podría comparar como esa hormiga que está meses para cavar un túnel que se derrumba cuando prácticamente lo había terminado. Madrileños y vascos van a tirones, sin brillo, sin atisbar la luz al final del túnel y recorriendo muchos metros por partido, pero con la ilusión de que algún día llegue una buena dinámica.

Los verdinegros, vestidos de rosa para la ocasión, a punto estuvieron de dar la campanada en el Toralín. Se pusieron por delante en el marcador y construyeron un muro inquebrantable que solo se derrumbaría con un golazo de Da Costa a diez minutos para la conclusión. Los bercianos padecieron, una jornada más, la maldición del líder, pues parece imposible que algún equipo se pueda erguir como favorito para el ascenso directo.

Da Costa celebra de forma peculiar su tanto. Fuente: twitter del club

Un plagio de lo vivido en Ponferrada se daría menos de 24 horas más tarde en el Cerro del Espino. Los de Jon Erice rozaron su segunda victoria consecutiva en casa tras una muy buena primera parte, pero la Cultural Leonesa rascaría un empate tras asediar a los capitalinos en su área durante buena parte del encuentro. Poco cambia en la vida de leoneses y madrileños, ambos muy vivos en sus respectivas luchas.

Nunca se habían ido

Los cambios, la irregularidad y las segundas oportunidades en una categoría totalmente impredecible. Tres meses le ha costado al Lugo despertarse de su letargo, noventa días para volver a ganar en casa y recuperar la confianza. Los tres puntos sumados ante el Sanse les sitúan a dos encuentros de los playoff, una distancia considerable, pero remontable. La crisis va por barrios y ahora le toca al filial Txuri Urdin que no gana desde el mes de noviembre.

Más silenciosa y delicada había sido la caída del filial culé. De pelear por el liderato en el Reino de León a salir claramente de los playoff, pero sabemos cómo se las gastan los filiales. No importa que Marc Giu o Cubarsí ya estén en dinámica total del primer equipo, pues Unai Hernández ya se encarga de que Rafa Márquez no les eche de menos.

Willy Ledesma se reencontró con el gol en el Anxo Carro. Fuente: Twitter del club

Seis de seis en las dos últimas jornadas ante clubes de renombre como Sanse y Fuenlabrada que les devuelven a la zona noble de la clasificación. Los madrileños, por su parte, no acaban de encontrarse del todo cómodos en el Fernando Torres, pues apenas suman cuatro victorias en doce jornadas. Ahora les toca poner un ojo también en un descenso que los mira goloso desde la distancia.

Nadie pierde de vista el playoff

Resulta incluso inexplicable entender que, tras 21 encuentros, haya trece equipos con posibilidades de jugar los playoff de ascenso. Bien es cierto que algunos cuentan con más oportunidades que otros y que la lógica dicta que otros acabarán cediendo con el paso del tiempo. Sin embargo, clubes pequeños como el Arenteiro y el Unionistas han resultado ser de los más rebeldes para los intereses de los más grandes.

Si somos plenamente objetivos se podría decir que los gallegos pincharon esta jornada, pues un empate en casa ante el colista así debería tratarse. No obstante, estamos hablando de un recién ascendido que ni en sus mejores sueños se les presentaba la oportunidad del playoff. Tuvieron la victoria en la mano y aun así salieron vitoreados de Carballiño, un pueblo que disfruta cada fin de semana de sus jugadores sea cual sea el resultado final.

Salamanca celebra el excelso mes de su equipo. Fuente: twitter del club

Algo parecido sucede en Salamanca, allí donde están acostumbrados a hacer muy buenas segundas vueltas. La resaca copera les ha sentado de maravilla y acudir al Reina Sofía se ha convertido en una odisea para los visitantes. El 3-0 ante la UE Cornellá, además de dejarnos el tanto más bonito de la jornada, obra de Alfred Planas, deja a los catalanes a un mísero punto del descenso.

Footer
Artículo anteriorLa Cultural Leonesa tira de garra contra el Rayo Majadahonda
Artículo siguienteCristina Becerra da la victoria al Reus
Martin Benavides Otero
Leonés formándose en Santiago de Compostela. Amante del deporte y, por ende, del fútbol. La 1ª RFEF es, sin duda, la división más emocionante del fútbol español.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí