Luis Suárez golpeó primero, Asante sorprendió a la hora de partido, y Soro acabó afianzando el liderato del Granada 

Una prueba de oro. Para salir de dudas tras la derrota ante el Valladolid, más que otra cosa. Pero, finalmente, sí. El Granada venció por lo mínimo, con un 2 a 1 que pudo ser más si los pupilos de Martínez no hubieran bajado una marcha. Aunque, a decir verdad, el gol visitante deparó unos instantes de encuentro trepidantes, donde se sucedían las idas y venidas de cada conjunto.

El técnico del Granada optó por Soldado para comandar el ataque junto a Luis Suárez.
Foto vía: BeSoccer

Diego Martínez se vio obligado a optar por rotaciones, tales como las de Machís o Molina. Arriesgó al introducir a Soro en la media punta, pero el futbolista hizo de caballo en un ‘jaque mate’ que terminó por derruir al Omonia. Gonalons y Milla, como es habitual, ocuparon la imponente medular nazarí. El ‘5’ volvió a desempeñar un rol trascendental en un Granada pletórico y que mimaba el balón.

Primera mitad: Luis Suárez aturde al Omonia y enfila la clasificación matemática del Granada

El conjunto rojiblanco comenzó el partido trabajando con balón y tanteando al rival, quien buscaba la amplitud por banda de Bautheac y Shehu para diseñar los contraataques. Asimismo, los visitantes se ciñeron a bascular y a encimar al destinatario de la pelota para anular la construcción. Este planteamiento, basado en la contención, no fue problema para el Granada ni para Luis Suárez. El colombiano, agazapado en la media luna del área del Omonia, finalizó con su pierna derecha la cesión de Soro.

Para todo aficionado pareció un antes y un después en el choque. Los andaluces cercaban la portería de Fabricio, aunque pecaron de ingenuidad al no destruir las aspiraciones contrarias. Incluso, el equipo chipriota pasó de la contención a un fútbol más directo y arriesgado. Aunque nada pudieron hacer durante los primeros 45 minutos contra la defensa adelantada hasta el centro del campo de los de Diego Martínez.

Segundo asalto: Asante desesperó al Granada, pero no impidió la victoria española

La colegiada dio inicio a una segunda mitad vertiginosa y apasionante en la que el Granada dominó y sufrió a partes iguales. Soldado, a destacar, dio un recital de técnica toda vez que controlaba el balón. Mucho fútbol, y un apellido que denota las cualidades del ariete nazarí. Sin embargo, dirigir los hilos del partido no siempre garantiza buenos resultados. Así lo hizo constatar Asante. El suplente del Omonia enfrió aún más la tempestad que cayó en Los Cármenes al rematar, libre de marca, un centro lateral de Lecjacks.

Vallejo volvió a comandar la zaga andaluza.
Foto vía: Eurosport

Como emulación de un combate de lucha encarnizada, andaluces y chipriotas protagonizaron un final de encuentro hipnotizante, cargado de asedios de ambos bandos; los 22 futbolistas querían encarnar el papel de héroes.

Sin embargo, el gancho del nocaut lo efectuaría Darwin Machís. Otra lección magistral de desborde y maestría por parte del venezolano. Saltó al césped y en una internada se zafó de los oponentes, chutó y el rechace de la parada de Fabricio fue aprovechado por Soro para soñar el pase del Granada.

Aún queda corroborar el inconformismo de Diego Martínez para seguir liderando el Grupo ‘E’ en las dos próximas jornadas de Europa League.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here