Últimamente muchas personas han alabado a la afición del ganador de la Europa League; el Eintracht de Frankfurt. Una hinchada que se ha caracterizado por sus desplazamientos masivos; llevando a los suyos en volandas hasta ganar el trofeo naranja. Pero… ¿Es su comportamiento el adecuado?

La primera de las dos paradas que haremos para analizar la actitud de los aficionados de ‘Las Águilas’ es el Camp Nou; dónde más de 30.000 aficionados del Eintracht hicieron del estadio de la ciudad condal un ‘mini’ Deutsche Bank Park. Queridos lectores/as, estuvimos presentes en ese partido en el que el aficionado culé llegó a pasar miedo.

Nos dirigíamos al Camp Nou; las cercanías al estadio estaban repletas de gente con la camiseta blanca del equipo alemán. Ya delante del estadio, vimos a un grupo de alemanes negociar con un hombre por unas entradas; el acuerdo se cerró por 500€. Procedíamos a pasar la primera barrera de seguridad, la calle llena de latas de cerveza y rodeados de aficionados del equipo alemán. Una vez superada pensamos “por fin”, qué inocentes. Llegamos a la boca donde se encontraban nuestros asientos, sólo habían aficionados del Eintracht y no dudamos en volver a mirar si nos habíamos equivocado de zona (no fuera a ser que nos hubiéramos metido en la zona visitante). Pues no. Empezó el partido. A medida que iban pasando los minutos la afición alemana se iba haciendo notar. Cayó el primer gol, los aficionados del Eintracht de la tercera gradería empezaron a dar fuertes patadas a las vallas publicitarias causando el desprendimiento de piedras que caían en una zona de aficionados culés; estos avisaron en primer lugar a los alemanes que hicieron caso omiso y en segundo lugar a una seguridad ‘culer’ que se vio completamente desbordada. La tensión en el ambiente fue aumentando, como la renta en el marcador para ‘Las Águilas’. A la caída de piedras se sumaron escupitajos que colmaron la paciencia del aficionado blaugrana ubicado en esa zona del estadio y se vieron obligados a cambiar su asiento. La sensación de incivismo por parte alemana fue general entre el aficionado del conjunto catalán.

Los grandes responsables de que este histórico hecho sucediese son unos dirigentes (los del FC Barcelona) a los que les sorprendió por completo la situación.

Afición del Eintracht en el Camp Nou. Fuente: depor.com

La segunda parada, se vivió dos horas antes de la final de la Europa League en el Sánchez Pizjuán; hinchas del Eintracht iniciaron una pelea multitudinaria con aficionados del Rangers en las proximidades de la Catedral de Sevilla. Las tensiones entre aficiones se prolongaron hasta después de la final.

En ambos partidos se realizó el uso de bengalas por parte de los aficionados del Eintracht (prohibido en eventos deportivos).

Pelea multitudinaria en Sevilla. Fuente: 20 minutos

Saquen ustedes sus conclusiones. Dicho esto, felicidades al Eintracht de Frankfurt por conseguir una Europa League en la que equipos como el Barcelona, Sevilla, Leipzig, Dortmund, Nápoles, Betis, West Ham, entre otros no han podido conseguir.

Footer
Artículo anteriorRubén Albés dejará el banquillo del Lugo
Artículo siguienteOFICIAL: Javi López y José de León hasta 2025

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí