Desde la perspectiva de Javi Gracia, la victoria conseguida ante Celta de Vigo es un respiro ante tanta calamidad dentro del club. Aun así el verdadero héroe de la victoria es Manu Vallejo que tras un pase de Kang In-Lee marcó el tanto necesario para separarse del área del descenso.

Javi Gracia y su calma post-partido

El técnico navarro consiguió una victoria que a pesar de no calmar el ambiente dentro del club, muestra una pasividad ante su equipo, así lo plasmó durante la conferencia post partido. «Creo que el equipo sí que ha mostrado interés desde el principio de querer sacar el partido adelante ante un rival que normalmente tiene más posesión. El rival nos ha obligado a estar un poco más replegados de lo que pretendíamos pero hemos estado juntos y ordenados. Lo que nos ha faltado ha sido un poco más de claridad para generar ocasiones de ataque«.

También rescató el buen juego que presentaron Kang In-Lee y Alex Blanco. «Kang In lleva tiempo pidiendo paso porque está entrenando a un nivel muy alto, pero la competencia muchas veces le deja sin recompensa. Hoy nos ha aportado mucho trabajo para mover al resto del equipo y conectar con el resto de los jugadores, con el paso de los minutos hemos retrasado su posición para tener una circulación segura«.

«Necesitábamos un jugador que cerrara los pasillos interiores y se involucrara en el trabajo defensivo, algo que él nos ha dado. Además él en transiciones también nos ha ayudado con velocidad. Ha hecho un trabajo completo«.

Gracia demostró que a pesar de la victoria, la situación se puede mejorar más. (Fuente de imagen: AS).

Chacho Coudet y su defensa inestable 

Está claro que si Chacho tiene que mejorar algo, es reordenar la defensa lógicamente. Le pasó cuando dirigió a Racing de Avellaneda, al Inter de Porto Alegre y ahora le pasa con el Celta de Vigo. «No he visto la jugada repetida. Pienso que no hay infracción y que no hay roce y si lo hay es mínimo. El delantero se va con el balón hacia fuera y llegaban dos jugadores nuestros cerrando. Para mí no fue».

«El primer tiempo fue trabado, ninguno de los dos equipos llegamos a la portería y en la segunda mitad arrancamos mejor y con la jugada de la expulsión se desvirtuó todo. Después de ella es muy difícil realizar un análisis futbolístico. Es muy difícil con un hombre menos tanto tiempo. Nunca se sabe lo que hubiese pasado porque en la segunda parte estábamos mucho mejor«.

También aclaró el incidente que tuvo con Zigor Aranalde. «No pasó nada. Todo fue con normalidad«.

Momento exacto en donde el segundo entrenador del Valencia le rechaza el saludo bruscamente al Chacho Coudet. (Fuente de imagen: Marca).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here