Maikel Mesa tiene su propia página escrita en la historia del Albacete BP al marcar el penalti que dio al club la salvación más sufrida de su historia. El pasado lunes, a todos los albacetistas nos vino un «flashback» con ese penalti en Lugo.

El recuerdo

Todos los albacetistas recordamos con alegría la temporada 2019/2020 pese a ser el año de la pandemia, esto se debe a las exhibiciones que nos dejó Dani Ojeda y a la épica salvación que consiguieron los manchegos en Cádiz con el penalti de Maikel Mesa

El Albacete Balompié empezó la temporada marcando pocos goles pero sacando una rentabilidad brutal de estos, pero a mediados de liga el equipo sufrió una malísima racha de casi 3 meses sin conseguir la victoria que nos precipitó al infierno de los puestos de descenso. Para solventar esta situación, el club apostó por Lucas Alcaraz para dirigir al equipo hacia el claro objetivo: la salvación. 

Lucas Alcaraz Albacete

Primera parte: Zaragoza 

El Albacete se enfrentaba como local al Real Zaragoza en la penúltima jornada de liga.

Empezaba el partido y el Albacete estaba obligado a ganar, las sensaciones eran muy buenas hasta que en el 13′ el Pichu Atienza cometía un penalti favorable a los manchegos, y ahora les pongo en contexto de que tipo de jugador es Maikel Mesa, penalti en la penúltima jornada jugándose la vida, y si, lo tira a lo «panenka». El equipo manchego se vino arriba y en el 22′ Gorosito empujaba el balón a la red para poner el 2-0. Burgui recortaba distancias de penalti en el 29′ y a partir de ahí empieza una de las exhibiciones de Dani Ojeda (mencionadas antes), el primero de Ojeda llegaría al filo del descanso tras un gran pase de Chema Nuñez y una salida en falso de Cristián Álvarez. En la segunda parte, Ojeda pondría el 4-1 con un zurdazo a la escuadra.

El Zaragoza podría haber recortado distancias desde los 11 metros, pero el Albacete tenía su propio «ángel de la guarda», Tomeu Nadal. Tocaba ganar en Cádiz, que estaba ascendido y se jugaba el título.

Maikel Mesa celebrando un gol contra el Zaragoza junto a Ojeda y Álvaro Jiménez. Fuente: IG @maikelmesa91

Segunda parte: Cádiz 

Era un partido entre dos equipos que se jugaban cosas muy distintas, el partido comenzó con el Cádiz como dueño y señor del balón hasta la segunda parte, cuando a Manu Fuster le anularon un gol por fuera de juego, ahí cambió todo. 

Desde ese gol anulado se empezó a jugar otro partido muy diferente, ahora era el Alba el que mandaba en el Carranza, pero sin acierto. Se acercaba el final y los albaceteños nos hacíamos una idea de lo que estaba por venir: la tragedia del descenso. Ese pensamiento desapareció en el 89′, cuando el colegiado pitó penalti por manos de Bodiger después de 3 minutos de revisión (los cuales no se me olvidarán nunca), Maikel Mesa tenía la responsabilidad, el peso de toda una ciudad y una comunidad que miraba atenta al televisor, y Maikel Mesa tiró el penalti raso, a la izquierda del arquero, imparable para Juan Flere, que acertó el lado.

Maikel Mesa justo después de entrar en la historia del Albacete Balompié. Fuente: IG @maikelmesa91

Albacete celebraba y Coruña lloraba el descenso de su equipo en los despachos (recuerdo que el Deportivo-Fuenlabrada no se jugó a horario unificado con los otros partidos por un brote de covid en el equipo madrileño). Esto daba comienzo a la rivalidad Albacete-Depor, la cuál daría un giro drástico en el partido entre los dos equipos por el ascenso en Riazor, no hace falta recordar lo que pasó.

Jordi Sánchez celebrado el gol que daba el ascenso al Albacete en Riazor. Fuente: @quesomecanico

 

Footer
Artículo anteriorLas tres operaciones que pretende cerrar la Juventus
Artículo siguienteAHORA: Acuerdo alcanzado entre Sevilla y Bayern FC por Tanguy Nianzou
Carlos Gómez
Estudiante con residencia en Albacete y abonado al Alba.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí