Cubarsí ha demolido la puerta del primer equipo del FC Barcelona y está codeándose con sus ídolos en la zaga

Xavi dijo en la previa contra el Getafe que apenas haría rotaciones: «Deben jugar los mejores, porque es un partido trascendente por el título de LaLiga«. Y en el eje de la zaga formaron, contra los de Bordalás, Araujo y el joven Pau Cubarsí.

Cubarsí jugando en el FC Barcelona B. Fuente: FC Barcelona

A Cubarsí ya se le ha visto afrontar con inaudito aplomo exámenes muy duros desde que sustituyó a Andreas Christensen tras el descanso del partido copero en Salamanca ante Unionistas, con 1-1 en un marcador que acabó 1-3.

Pau Cubarsí está siendo el encargado del centro de la defensa catalana, ya que Ronald Araújo está cubriendo las espaldas de Joao Cancelo. La alineación es ambiciosa y, por el momento, está dando sus frutos.

Jugar con carrileros y 3 defensas no es algo muy común en el Barça, pero se tienen que probar cosas nuevas. Últimamente, las cosas no han salido de la forma que deberían de hacerlo y los culés necesitan innovar. Pau Cubarsí es una de las piezas principales de este invento y está saliendo bien.

Según los datos de OPTA, puso en valor a Cubarsí en esa doble vertiente que tanto se aprecia en el Barça: el juego de construcción empieza atrás y su aplicación defensiva. Fue el tercer jugador del Barça que más veces intervino durante el partido (93) y el primero en pases completados (71)

Por lo que respecta a su destino, cabe matizar que dispone de una cláusula de rescisión bastante accesible (10 M€). Una cuestión que ha propiciado de inmediato la doble amenaza de Manchester City y Chelsea en la Premier League, aunque el futbolista tan solo tiene ojos para el Barça. Es decir, su sueño es triunfar con el club de su corazón.

Footer
Artículo anteriorRecre 2-1 Ceuta: El Decano da un golpe sobre la mesa frente al Ceuta
Artículo siguienteChelsea 0-1 Liverpool: Van Dijk da la Carabao al Liverpool en una final de infarto

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí