Los rojillos arrancan el año con 5 encuentros en apenas 24 días, en los que deben sacar los máximos puntos posibles para seguir manteniendo la regularidad mostrada hasta ahora.

Primero, la Copa del Rey

Osasuna arranca este 2023, visitando al Gimnàstic de Tarragona, el 5 de enero a las 16h. Un encuentro que exigirá más, a los de Jagoba, que las dos anteriores eliminatorias, puesto que se trata de un equipo de Primera RFEF. El conjunto catalán llegará con piernas frescas, tras 17 días sin competir, con la ilusión de poder seguir vivos en la Copa del Rey y con la confianza de estar haciendo los deberes en Liga y, únicamente, haber perdido dos partidos en su estadio.

Duro enfrentamiento, por lo tanto, para los rojillos; con la mala imagen ante la Real Sociedad y la despedida de Roberto Torres, aún en la cabeza.

Vuelta a La Liga

Cuatro días después del duelo en Tarragona, tocará viajar a San Mamés donde los rojillos disputarán un siempre intenso duelo ante el Athletic Club. Ernesto Valverde ha conseguido darle al equipo fiabilidad y regularidad, tras una racha más negativa de resultados. Los leones se encuentran en quinta posición con 25 puntos, tras el empate a 0 en el Benito Villamarín.

Imagen del último encuentro de los rojillos en San Mamés (Derrota 2-0). Fuente: EITB

Cinco días más tarde, Osasuna recibirá al Mallorca en El Sadar. Se trata de un partido que, a priori, debe ser asequible para el cuadro local, pero la última vez que el conjunto bermellón visitó Pamplona, se llevó los 3 puntos.

Entre el 21 y 22 de enero, los rojillos se enfrentarán al Elche en un duelo marcado por la necesidad en el conjunto franjiverde. Los dirigidos por Pablo Machín, son colistas de la categoría con 4 puntos, a 8 puntos del penúltimo y sin haber ganado en lo que llevamos de temporada. Por lo que se puede antojar un partido complicado para Osasuna si los alicantinos no logran sumar de tres antes de llegar a esa fecha.

El último duelo de enero tendrá lugar el 28 o 29 ante el Atletico de Madrid en El Sadar. Los del Cholo están cuajando una temporada mala para lo que se le exige. Eliminados de toda competición europea, marchan en cuarta posición, lejos de poder luchar la Liga y generando dudas en cuanto a su regularidad. Podría ser una magnífica oportunidad para los rojillos para acercarse en la clasificación a los colchoneros y asentarse, definitivamente, en esa lucha por los puestos europeos, pero, evidentemente, no lo tendrá fácil ante un equipo que necesita acabar la temporada en puestos de Champions League.

Daniel Arangay Martínez
Footer
Artículo anteriorEl Recreativo de Huelva mueve fichas
Artículo siguienteDave, el navarro que se convirtió en leyenda «blue»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí