Siempre hablamos de que el fútbol es más que un deporte. Los futboleros lo entendemos como una evasión de la realidad. De vivir arraigados al presente, a evadirnos por 90 minutos en algo único. Ese mundo alterno tiene a los futbolistas como protagonistas y a nosotros, los aficionados, como testigos del espectáculo. Sin embargo (y esto no va de colores), nadie comprende mejor la nostalgia en nuestro tiempo que un culé.

Desde hace años, el Barcelona atraviesa una crisis económica y deportiva sin precedentes ya conocida por todos. El club de la ciudad condal trata de recuperar la fe y la constancia que le caracteriza, pero parece que esos días aún no han llegado. Mientras tanto, al otro lado del charco, la vieja guardia que pintó de gloria las paredes del Camp Nou se ha ido reuniendo de nuevo en el Inter de Miami de David Beckham. En un periodo de dos años, el magnate y exfutbolista inglés ha conseguido vestir a Messi, Suárez, Busquets y Jordi Alba con la camiseta rosada del club americano.

Si bien no juegan como lo hacían en Cataluña, las estrellas de aquel Barcelona del triplete de Luis Enrique están llenando estadios y formando un fenómeno social por los Estados Unidos. En el comienzo de gira del Inter de Miami el pasado mes de Enero, el colectivo de Messi y compañía ha conseguido reunir solo en publicidad y partidos alrededor de 250 millones de euros, según apuntan diversos medios norteamericanos.

La imagen del Inter Miami que emociona a Luis Suárez: "Trae lindos recuerdos"
De izquierda a derecha: Lionel Messi, Luis Suárez, Sergio Busquets y Jordi Alba. Fuente: Diario Marca

La nostalgia pertenece a los aficionados que disfrutaron de estos cracks cuando jugaron juntos en Can Barça. La nostalgia aparece cuando rememoramos a Jordi Alba correr la banda izquierda. A Busquets cuando nos hace parecer que el fútbol es sencillo. A Suárez cuando nos demuestra que la garra no solo pertenece a los defensas. Y Messi… Bueno, este nos recuerda a todo. Porque significa todo.

De todos modos, abusar de la nostalgia me parece un error por parte del Barcelona. Porque el presente es lo que se puede y debe cambiar. El pasado servirá para recordarnos que hubo una vez que la sonrisa de estos cuatro brilló más que nunca en la ciudad de Gaudí. Territorio del talento y el buen fútbol. De la nostalgia infinita de los aficionados barcelonistas.

Escrito por Pablo Almohalla

Footer
Artículo anterior¿Qué pasa con Arda Güler?
Artículo siguienteUn Submarino Amarillo por Europa
Pablo Almohalla
Dirección de Muy De Fútbol. Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en Madrid. Amante del fútbol retro y la Premier League.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí