Sidney, Australia. 90 minutos. España se corona campeona del mundo. Alegría desbordada, llantos de emoción, todo un país en pie por ellas. Sí, por ellas. Y por las pioneras, por las que lucharon por su amor al deporte rey a pesar de los prejuicios, los insultos y los desprecios; por las que han contribuido a la profesionalización del fútbol femenino y por todas las futuras generaciones de jugadoras.

La ‘Roja’ ha escrito con fuego su nombre en la historia del fútbol femenino. Estados Unidos, Alemania, Noruega, Japón y, ahora, España. A más de 15.000 kilómetros de distancia la selección española ha sacado a la calle a todo un país para celebrar la consecución de la primera estrella. Millones de almas pegadas al televisor expectantes del desenlace de una final que marcará un antes y un después -o al menos debería hacerlo-.

La selección española celebrando la consecución del Mundial. Fuente: SeFutFem.

Por las que no están

La victoria en la final del Mundial hace justicia a todas aquellas valientes que disfrutaron -e hicieron disfrutar- jugando al balompié. A las jugadoras del Spanish Girl’s Club, primer equipo femenino de fútbol de la historia de España que se formó en 1914. A Irene González, que en la década de los 20 formó su propio club, el Irene CF, que militaba en la tercera categoria regional de Galicia. A Anita Carmona, más conocida como ‘Veleta’, que tuvo que cortarse el pelo, envolverse los pechos con vendas y vestirse con ropa ancha para disimular que era una chica. A Inma Cabecerán, quién fue la cabecilla del que actualmente es el Barça Femenino. A Conchi ‘Amancio’, capitana del combinado español en la década de los 70 que tuvo que construir su futuro fuera de la península, en tierra italianas. Y así, una lista interminable de futbolistas formidables, que ya no están, pero que dieron rienda suelta a su pasión por el balón.

Las jugadoras del Spanish Girl’s Club. Fuente: Marca.

También mención especial a la generación de futbolistas que en 2015 se estrenó en la cita mundialista. A Vicky Losada, la eterna capitana ‘blaugrana’, que anotó el primer gol de España en un Mundial. A Vero Boquete, que dejo de ser convocada por ser crítica con la situación que atravesaba el combinado español por aquellos años. A Sonia Bermúdez, que recientemente ha ganado el europeo dirigiendo a la sub-19. A Marta Corredera, Silvia Meseguer, Natalia Pablos, Érika Vázquez, Amanda Sampedro, Virginia Torrecilla, Celia Jiménez, Eli Ibarra, Ruth García, Marta Torrejón, Melanie Serrano, Ainhoa Tirapu, Leire Landa y Priscila Boria.

Honor también a las jugadoras que por decisión propia -igual de válida como la de quienes creyeron que han habido mejoras en la selección- no han estado presentes en el Mundial, pero sí que contribuyeron en la clasificación a la cita mundialista.

Esta estrella que lucirá a partir de ahora encima del escudo es de cada una de las mujeres que ha luchado por el presente y futuro del fútbol femenino. Gracias, este Mundial es también vuestro.

El once inicial de un encuentro de clasificación para el Mundial de Canadá. Fuente: Fútbol Factory.

 

Footer
Artículo anteriorVictoria al son de Lozano
Artículo siguienteEl Real Madrid también presente en forma de gol en la primera estrella de la selección española femenina
Nagore Lleonart Haro
Buenas, soy Nagore, estudiante de Periodismo. Pese a que de pequeña jugaba al baloncesto, mi pasión es el fútbol. Por ello, me dedicaré a escribir sobre el Levante y el fútbol femenino. Instagram/Twitter: levantemdf

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí