El dinero árabe se expande por Europa

El cambio de siglo trajo consigo numerosos cambios en el ámbito futbolístico. Detrás de las propuestas deportivas, una de las ideas que tenía la FIFA consistía en una expansión territorial del deporte rey más allá de Europa y Sudamérica. Arabia y Estados Unidos fueron los destinos favoritos para invertir. Sin embargo, lo que nació como una propuesta de crecimiento deportivo y cultural se ha convertido 20 años después en una de las principales disyuntivas de nuestro deporte. Varias preguntas han sido planteadas en las últimas temporadas: ¿Beneficio económico o justicia deportiva? ¿Se pueden combinar? Europa esta en el epicentro de estas cuestiones.

Sheikh Mansour, dueño del Manchester City, en el palco del Etihad Stadium. Fuente: Marca

Expansión internacional

La última incorporación del City Group ha ido a parar a Turquía. El Basaksehir se une a la entidad financiera con el objetivo de ampliar sus posibilidades deportivas a partir de una inversión económica sin precedentes en el fútbol otomano. Otros de los clubes más destacados son, como es lógico, el Manchester City (reciente campeón inglés y europeo), Girona (España), New York City (Estados Unidos), Melbourne City (Australia), Yokohama Marinos (Japón), Montevideo City (Uruguay), Sichuan Jiuniu (China), Mumbai City (India), Lommel SK (Bélgica), Troyes (Francia), Palermo (Italia) y Bahía (Brasil).

Presentes en todos los continentes y con el paso de las temporadas, los dirigentes multimillonarios árabes incrementan su poder de decisión en las comitivas FIFA. Y usted dirá: ¿Por qué no paran de crecer?. Fácil. En primer lugar, por la incompetencia de las instituciones nombradas anteriormente. No hacen más que poner límites a clubes, dificultades a los aficionados, competiciones mal formuladas e injusticias varias para los protagonistas: los futbolistas.

Y la segunda razón (directamente relacionada con la primera) es la falta de recursos de los clubes de siempre. La pandemia ha dejado a clubes históricos al borde de la quiebra económica o muy tocados para seguir invirtiendo en fichajes. La solución es lógica: Buscar dinero como sea. Los clubes, por tanto, deciden. Quiebra o Arabia.

Ojalá este tipo de expansiones no conformen más desigualdades en el fútbol europeo. Un fútbol tocado en lo arbitral, y en la UCI en lo sentimental.

Pablo Almohalla

Footer
Artículo anteriorReal Betis 0-0 Deportivo Alavés: Tablas en Heliópolis
Artículo siguienteKroos vuelve a la selección alemana
Pablo Almohalla
Dirección de Muy De Fútbol. Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en Madrid. Amante del fútbol retro y la Premier League.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí