El día de hoy, 23 de agosto será siempre recordado por los bávaros como el día de la sexta Champions. Lo cierto es que Flick logró hacer al Bayern una máquina indestructible que se llevó su sexto entorchado en Lisboa hace ya dos años.

Un inicio complicado

Quien hubiera dicho que el equipo bávaro iba a ganar todo sabiendo como empezó el curso. Lo cierto es que el gigante alemán empezó con muy mal pie el curso 19/20 con Niko Kovac a la cabeza. No se pudo empezar peor con la derrota por 2-0 ante el Borussia Dortmund en el Signal Iduna Park.

Fueron pasando los partidos y el equipo acumulaba actuaciones poco convincentes pero iba sumando puntos. Otros muchos se los dejaron por el camino ante el Hertha, el Leipzig, el Augsburg y la sorprendente derrota frente al Hoffenheim. La afición se impacientaba al ver que el equipo se alejaba más y más del liderato y querían cambios empezando por cesar al técnico croata. La gota que colmó el vaso se produjo el 2 de noviembre de 2019 con la goleada sufrida por el Bayern en casa del Eintracht por 5-1 dejando al equipo como cuarto después de la jornada 10.

Eso ayudó a que actuaran Rumennige y Salihamidzic y despidieran a Kovac a pocos días de la visita de Champions del Olympiakos al Allianz Arena poniendo a cargo del equipo al segundo entrenador del croata, Hansi Flick. Lo anunciaron como un cambio temporal pero no se iban a esperar el despegue que iba a tener el equipo.

Hansi Flick como segundo entrenador de Niko Kovac. Fuente: fichajes.com

El resurgir del Bayern

La poca autoridad y el estilo de juego de Kovac desaparecieron rápidamente con la llegada al banquillo como primer entrenador de Flick. El técnico alemán hizo cambios en la manera de jugar con una presión tras pérdida muy ordenada y efectiva y entre los nuevos cambios y la renovada motivación de la plantilla necesitada de un cambio de entrenador el equipo empezó a acumular buenos resultados.

El estreno del entrenador se produjo en Champions con una solvente victoria por 2-0 y ganando al Dortmund en casa 4-0 en «Der Klassiker». Sin contar los tropiezos del Bayern ante el Leverkusen (1-2 en casa) y ante el Borussia Mönchengladbach (2-1 a domicilio) el equipo consiguió una racha de diez victorias y un empate en once partidos antes de llegar a los octavos de Champions ante el Chelsea.

El equipo se impuso en Stamford Bridge por 0-3 habiendo sido muy superior a los «blues» dejando el partido muy encarrilado para la vuelta en Múnich. Después de eso el equipo ganó al Schalke 04 para avanzar a semifinales de copa, goleó al Hoffenheim 0-6 a domicilio y se impuso en un derbi bávaro ante el Augsburg 2-0 marcado por el 120 aniversario del club antes de que el fútbol mundial se detuviera.

Tifo del Allianz Arena conmemorando los 120 años del club. Fuente: fcbayern.com

Un triplete marcado por la pandemia

El deporte rey estuvo parado dos meses debido a la pandemia mundial del Covid-19 hasta que un 7 de marzo del 2020 regresara la Bundesliga. En el estreno el Bayern lograría los tres puntos a domicilio en el estadio del Unión Berlín ganando 0-2. Los demás partidos de liga, el equipo de Flick pasó el rodillo y ganó plácidamente las ocho citas restantes. El equipo ganó la liga con 82 puntos, 13 más que el segundo clasificado, el Borussia Dortmund.

En Copa el equipó sufrió ante el Frankfurt pero se clasificó para la final en Berlín tras ganar 2-1 en el Allianz Arena. En la capital germana el equipo se mediría ante el Leverkusen para intentar ganar el segundo trofeo de la temporada. El equipo bávaro con su defensa adelantada, presión tras pérdida y con el potencial ofensivo que le hacía temible no dio opción y se llevó la Pokal a Múnich tras ganar 2-4 al Bayer Leverkusen.

En la máxima competición continental, se jugó la vuelta en Alemania entre el Bayern y el Chelsea. Los bávaros se clasificarían a cuartos ganando 4-1 el partido y 7-1 la eliminatoria. La UEFA anunciaba Lisboa como sede para disputar la fase final de la Champìons que por primera vez desde que la competición se denomina por este nombre las eliminatorias se decidirían a partido único.

El Bayern campeón de la Bundesliga y de la DFB Pokal. Fuente<. mdfutbol.com

La fase final en tierras lusas

Los alemanes mostraron un nivel físico espectacular y entre ello y el buen juego no darían opción a sus rivales. En cuartos de final se medirían al Barcelona saldando el partido con una histórica goleada sin precedentes. Los de Flick derrotaron a los de Setién por 2-8. En las semifinales esperaría el Olympique de Lyon tras dar la sorpresa y eliminar al Manchester City. Los bávaros fueron muy superiores y ganaron 3-0 sellando su cita con el PSG y con otra final de Champions.

Un 23 de agosto de 2020 se disputó la gran final de la competición en el Estadio da Luz, hogar del Benfica. A pesar de no contar con su público, ambos equipos lo dieron todo disputando un gran partido que acabó con victoria bávara gracias a un gol de cabeza de Coman a los 59 minutos poniéndole el broche de oro a una segunda mitad del Bayern espectacular en cuanto a números. También supuso la sexta «orejona» para un gigante europeo como es el Bayern.

La celebración del gol de Coman ante el PSG en la final de la Champions. Fuente: UEFA

 

Footer
Artículo anteriorGirona CF 3-1 Getafe CF: El Girona golea al Getafe
Artículo siguienteVictoria de impulso para el pleno
Biel Sevilla Serrano
Muy amante del fútbol y del deporte en general. Redacto aquí sobre el Bayern, club del que soy aficionado, y sobre ligas internacionales, en especial Premier y el fútbol alemán. Estoy en Instagram como @adn.bayern1900

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí