Donde hay un inicio, hay un final. Se puede recurrir a lo que cada uno prefiera. A esa etapa de tu vida que ahora recuerdas con nostalgia, ese libro que te atrapa o ese partido que no quieres que acabe cuando uno es niño y que, de no ser por el escenario, se podría asemejar a una final de la Copa del Mundo. El Liverpool y Jürgen Klopp no han dejado de jugar aún su partido, pero sí están viendo como se aproxima al tiempo de descuento. O como a su larga y bonita historia de amor le restan pocas páginas. 19 de mayo de 2024, fecha en la que el técnico germano lanzará su puño tres veces bajo el arco de Anfield para despedirse de las miles de almas que han llevado en volandas a su equipo durante diez años.

La despedida (casi) perfecta 

La campaña del Liverpool estaba siendo de ensueño. Un sueño del que cualquier aficionado no querría despertar teniendo en cuenta que era la última de Klopp al pie del cañón. Fichajes como Endo o Mac Allister fluían y dirigían al equipo como los mejores directores de orquesta. Jugadores como Alexander-Arnold o van Dijk hacían recordar sus mejores temporadas bajo la batuta del alemán. Incluso parecían tener ese toque de fortuna y de ‘creer hasta el final’ que hacen campeones a un equipo. Pero son los pequeños detalles los que deciden trofeos y cambian temporadas. Esto es sabido mejor que nadie por los ‘reds’, que han llegado a perder ligas por márgenes de uno o dos puntos. Y parece que, finalmente, de tanto soñar terminaron por desvelarse de su largo letargo.

Todo se torció en una tarde de marzo, cuando el Manchester United eliminó al cuadro de Klopp de la FA Cup. Desde la derrota en el clásico inglés, el Liverpool cayó sorprendentemente ante la Atalanta en Europa y se le escapó el liderato de Premier frente a Arsenal y Manchester City. Aparentemente, toda esperanza en la afición ‘red’ se ha esfumado al ver como ya no dependen de sí mismos en liga. En definitiva, yo lo definiría como el principio del fin.

Klopp y Salah discutiendo ante el West Ham. Fuente: BRFootball. Vía: X

«I’m running out of energy»

Puede que el final no sea el que muchos anhelamos: ver a Klopp alzar la Premier League al cielo de Liverpool. Y es que hace tan solo dos meses parecía que se encaminaba a eso, a una temporada perfecta. Pero no por ser un mal final significa que debamos olvidarnos del camino.

Echando la vista atrás sabemos cómo el club creció de la mano de Klopp, como un hijo lo hace con su padre. El alemán hizo que un histórico de Inglaterra volviese a estar en la órbita de los más grandes. Que el gigante despertara para competir contra Real Madrid, Manchester City o Bayern. Una Champions, una Premier League y trofeos domésticos abalan el paso de la «gorra» más famosa de Liverpool por la entidad. Para ti, lector, disfruta de cada momento antes de que sea el último porque, como a la sonrisa que iluminaba Anfield desde hace una década, puede que se le agote la energía.

Klopp en los banquillos de Anfield. Fuente: Liverpool. Vía: X

Escrito por Daniel Sánchez Pérez.

Footer
Artículo anteriorBorussia Dortmund 1-0 Paris Saint-Germain: Füllkrug y un gol que tiñe la primera semifinal de aurinegro
Artículo siguienteEl hombre Champions
Dani Sánchez
18 años, estudiante de Periodismo y Comunicación audiovisual en Madrid y, por encima de todo, apasionado del fútbol.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí