La estatua de Quini será una realidad. El Ayuntamiento de Gijón asumirá los más de 100.000 euros qué faltan por abonar al autor de la obra del goleador por excelencia.

Parte trasera de la estatua de Quini. Fuente: Carlos García.

 

La estatua de Quini será una realidad 

Carlos García es el escultor de la efigie de El Brujo, y que se situará frente a las taquillas de El Molinón.

Carlos García, trabajando en la obra. Fuente: El Comercio.

La escultura está basada en la fotografía que se muestra a continuación, el momento más repetido en la carrera deportiva de la Leyenda, la celebración de un gol.

Fotografía-base para la estatua de El Brujo. Fuente: Carlos García.

La Leyenda 

Don Enrique Castro ‘Quini’, fue 7 veces Pichichi de la Liga Española, 5 en Primera División (3 con el Sporting, 2 con el Barcelona) y 2 en Segunda con el club asturiano. De esos jugadores, qué querías comprar su camiseta más de 30 años después de su retirada.

La famosa fotografía de la volea de Quini. Fuente: Puche.

Pero los que conocimos a Quini, sabemos que por lo que se le tiene tanto cariño es por su bondad, por su simpatía, por su generosidad, etc. Cómo se dice en Asturias: ¡un paisano de verdad!, jamás caerá en el olvido.

Quini y Rubio, durante una concentración de la Selección Española. Fuente: Cerca del cielo.

Sufrió un secuestro cuándo jugaba en Barcelona y perdonó a sus captores. Esa temporada el equipo catalán perdió la Liga, pero aún así, Quinocho fue Pichichi.

Maradona y Quini, encabezan el entreno del Bąrca. Fuente: El Mundo Deportivo.

Regresó a Gijón, a jugar en su Sporting, y todavía brindó goles, alguno antológico, como el qué le marcó a Urruti en El Molinón, sin apenas ángulo, cuándo todos pensábamos que iba a centrar, coló el esférico junto al primer palo.

1986, así batía a Urruticoechea, un gol antológico. Fuente: El Comercio.

En su partido homenaje, Schuster jugó con la rojiblanca; también iba a hacerlo Maradona, pero el Nápoles no se lo permitió.

1987, Schuster, Cundi y Quini antes del partido homenaje. Fuente: El Comercio.

Más que merecida esa estatua del delantero, un asturiano noble y generoso, que fue capaz de poner de acuerdo a las aficiones del Sporting y del Oviedo. Y que estará para la posteridad frente al estadio dónde fue un auténtico ídolo.

2015, Nacho Cases y Quini celebran el ascenso de los guajes. Fuente: El Comercio.

En realidad, Quini siempre fue:
¡Más sabio, qué Brujo!

 

✍ Lucho Vega.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Footer
Artículo anteriorFC Barcelona 4 – 2 Valencia CF: Remontada marca Lewandowski
Artículo siguienteLa Cultural, dueña del Reino: 16 jornadas seguidas sin perder en casa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí