Amar a un club no entiende de razones. Tampoco es algo que hayamos encontrado la forma de controlar o disimular. Es aquello que te mata cuando pierde, pero te revive en las victorias. Seguramente, para los negacionistas de este amor o no tan aficionados a este deporte, es simplemente una forma más de locura irracional. Carlo Ancelotti dijo una vez que esta plantilla del Real Madrid está hecha de madridistas. Madridistas como Dani Carvajal, que viven y darían su vida por el club que les vio crecer.

La primera piedra

Vivimos en una época donde es difícil encontrar clubes que tiren más de incunables que de cartera. Equipos que prefieran fabricar talento a comprarlo. Honestamente, el Madrid más laureado de los últimos años no ha sido un abanderado en apostar por la creación de ‘materia prima’ propia. Pero ya puede decirse que uno de los cinco futbolistas con más Copas de Europa en la historia del fútbol es Dani Carvajal, producción de La Fábrica. Aquel niño que colocó la primera piedra de la Ciudad Deportiva del Real Madrid iguala ya a un tal Paco Gento. Sí, ese del que tanto oíamos hablar a nuestros abuelos y que era un mito aparentemente inalcanzable, hasta ayer.

Carvajal en su gol al BVB en la final. Fuente: Real Madrid. Vía: X

La actuación que desempeña en la final de ayer Dani Carvajal no significa únicamente la decimoquinta Champions League en la historia de la entidad blanca, que ya es mucho decir. Trasciende más allá de un título europeo. Es la consecución de una temporada a la altura del mejor lateral derecho del mundo. Una campaña liderando la zaga madridista junto a Antonio Rüdiger, siendo el equipo menos goleado de toda LaLiga. Un título liguero que quizás no sea resultado de la buena defensa, pero que sí es una de las razones que explican la liga número 36. Ayer, la decimoquinta tocó el cielo de Londres de la mano de Nacho. Quién sabe si poniendo el antepenúltimo, penúltimo o último broche a una era irrepetible, sobre las que se han cimentado las bases del pasado, presente y futuro de un club.

Escrito por Daniel Sánchez Pérez.

Footer
Artículo anteriorUna era irrepetible
Artículo siguienteEldense 0 – Sporting 1, ¡el play-off se hizo realidad!
Daniel Sánchez
18 años, estudiante de Periodismo y Comunicación audiovisual en Madrid y, por encima de todo, apasionado del fútbol.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí