Tras el batacazo histórico del pasado sábado en el derbi canario por 3-1 frente a la UD Las Palmas, comienzan a aparecer los fantasmas de mitad de la primera vuelta: Ramis no debe continuar, los jugadores han perdido la fé en el equipo, no lo dan todo… Y muchos más comentarios que hacen poner en duda la continuidad del entrenador y de algunos jugadores.

Problemas en todas las facetas

Todos recordamos el encuentro ante el Burgos como un choque en el que se compitió y se jugó un gran partido tanto defensiva como ofensivamente, a pesar de sólo marcar desde los 11 metros. Semanas despues tocaba recibir en casa al Huesca. Partido que se jugó increiblemente bien, en el que estuvimos acertados en todo momento. De cara a portería no se metió todo lo que se generó pero las dos ocasiones convertidas sirvieron para darnos los 3 puntos y afrontar el derbi de la mejor manera.

Iván Romero protegiendo el balón. Fuente: CD Tenerife

Llegado el derbi, se afrontó como un partido más: el principal error fue ese. En cambio la UD lo afrontó como la revancha del play-off en el que el Tenerife le ganó la partida en las dos ocasiones (1-0 y 1-2). Esta temporada, Las Palmas salió al encuentro con 2 marchas más que los hombres de Ramis, e incluso desde antes de comenzar el choque, la afición amarilla dió una calurosa bienvenida a su equipo. Ahora toca mirar al Real Oviedo: rival que llega en una peor posición que nosotros pero mejor dinámica, ya que llega tras una victoria.

¿Qué ocurre en la directiva?

Según se ha podido saber, Juan Carlos Cordero no está para nada agusto con los nuevos cambios estructurales del Tenerife: cambio de presidente, cambio de principales accionistas, cambio de sus superiores… Tanto es así que ya ha llegado a un acuerdo para salir del club rumbo a Zaragoza, pero su contrato y la directiva no se lo permite. En caso de que el Club Deportivo Tenerife le abriera las puertas a marcharse, el club debería abonarle lo que queda por pagar de su contrato hasta 2025, cláusula que se añadió cuando se dió su renovación en junio. En caso de que abandonara el club por su propia cuenta deberá abonarle al Tenerife lo que le correspondería a su salario de aquí a 2025.

Cordero en una rueda de prensa con el Tenerife. Fuente: Club Deportivo Tenerife.

El club se niega a negociar, y se ciñe a su cláusula de rescinción que asciende al millón de euros. Para el Zaragoza, según se ha podido saber, una operación en estos momentos de más de 500.000 euros sería catastrófico para su economía.

Lucas Méndez Morales

Footer
Artículo anteriorPaíses Bajos – Qatar: Pasar primeros y con buenas sensaciones, objetivo holandés
Artículo siguienteN’Diaye, de vuelta a la oficina

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí