El miedo se apoderó del Bernabéu en una noche de Champions. En una eliminatoria a priori encarrilada con el 0-1 de la ida un mal planteamiento de Ancelotti y un partido pésimo de los blancos le dieron vida a los alemanes

Planteamiento erróneo 

A todos nos sorprendió la presencia de cinco centrocampistas en el esquema del Real Madrid. Ancelotti apostó por un equipo muy físico con Tchouaméni, Camavinga, Valverde y Bellingham además de Kroos. Sin embargo, los blancos lejos de aprovechar la superioridad física estuvieron contra las cuerdas durante toda la primera mitad. Openda y Dani Olmo se encargaron de meterle el miedo en el cuerpo a la afición merengue con una ocasión detrás de otra.

La afición del Bernabéu no está acostumbrada a pasar este tipo de noches en octavos frente a un equipo inferior a priori. La disconformidad de la grada fue evidente con una sonora pitada al finalizar la primera parte. En el descanso Ancelotti buscó hacer reaccionar al equipo de una manera rápida y que no es habitual en él, ya que salió al campo cinco minutos antes de que diera comienzo la segunda mitad.

Parada de Lunin. Fuente: El Periódico de España
Parada de Lunin en una noche de infarto. Fuente: El Periódico de España

Sin reacción 

Rodrygo fue el gran ausente en el once del italiano. Poco tardó en darle minutos. En el descanso el brasileño sustituyó a Camavinga que hizo probablemente su peor partido con la camiseta del Real Madrid.

Pese al cambio los merengues seguían siendo superados en el terreno de juego. Un Lunin excelso salvó el empate de la eliminatoria. Como ya es habitual en los partidos del combinado madridista la polémica también estuvo presente, Vinicius empujó al central del Leipzig y los visitantes reclamaron una roja que finalmente se quedó en amarilla. En una jugada aislada el Madrid metió el gol de la «tranquilidad». Una gran recuperación de Kroos provocó una contra trenzada por Bellingham y finalizada a la perfección por Vini para calmar los pitos de la afición.

Tres minutos duró la tranquilidad en el Bernabéu, un magnífico remate de Orban volvió a poner la prórroga a un gol. Lejos de tener el balón para dormir el partido los blancos se encerraron una vez más ante un ataque sin descanso del Leipzig. Otro de los errores de Ancelotti fue hacer los cambios tarde. La suplencia de Rodrygo, que suele ser el sustituido, hizo que Brahim, el mejor del Real Madrid en la ida, no jugara un solo minuto. Por su parte Modric entró tarde, en el minuto 78′. El croata le dio pausa y control al juego del Madrid. Finalmente y tras 20 remates de los rivales el Madrid pudo aguantar el resultado y estará un año más en los cuartos de final de la Champions League

Bellingham frustrado
Bellingham frustrado

Con este empate el Real Madrid rompe su racha de victorias en esta edición de la Champions League. El sorteo tendrá lugar el próximo 15 de marzo y no sé si la grada blanca quiere encontrarse en cuartos de final con algún «coco» después de esta desastrosa eliminatoria.

Daniel Borreguero

 

Footer
Artículo anteriorEl Barcelona trabaja en la renovación de Cubarsí, Fort y Guiu
Artículo siguienteMarsella 4-0Villarreal: El Villarreal se hunde en Marsella
Daniel Borreguero
Madrileño de 18 años, apasionado del fútbol, redactor y comentarista en el podcast

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí