En una gélida noche de fútbol en el Carlos Tartiere, los de Luis Carrión superan a un Espanyol negado fuera de casa. Masca abrió la lata y en el último suspiro, Colombatto sentencia con un gol de bella factura. A la espera del devenir de la jornada, Real Oviedo se aleja del descenso y RCD Espanyol se descuelga del ascenso directo.

Primera parte

Empezó probando el Espanyol con un chut de Omar desde fuera del área, pero se fue alto. Luego lo intentó el Oviedo, y no fue hasta el 28’ que los periquitos ponían a prueba a Leo Román por medio de un trallazo de Braithwaite desde la distancia. El danés obligaba a lucirse al arquero. En el rebote, Puado remató de cabeza sin ángulo y el balón salió fuera. Y cuando mejor estaban los de Ramis, llegó el tanto oviedista. Con fortuna, Masca adelantaba a los suyos tras un rebote de la defensa perica. De modo que remató con la testa para inaugurar el marcador. 

Poco antes de enfilar el túnel de vestuarios, se produjo una acción poco deportiva. Esto es, en un intento de David Costas por desviar el contraataque rival mediante una segada, se lesionó. Entonces Braithwaite, destinatario del pase, centró pese a estar el central tendido en el suelo. No obstante, la decisión del delantero es entendible, pues el ex jugador del filial barcelonista se levantó de inmediato. De hecho, el árbitro le amonestó con cartulina amarilla por perder tiempo. Aunque fue sustituido por si acaso. En la misma jugada, Brian Oliván estrelló el cuero al lateral de la red. Una vez en el añadido, Pacheco impidió el 2-0 con una estirada a ras de suelo en un balonazo procedente de las botas del recién incorporado Jimmy.

Forcejeo previo a una jugada a balón parado del Espanyol. Fuente: La Grada
Forcejeo previo a una jugada a balón parado del Espanyol. Fuente: La Grada

Segunda parte

Salió enchufado el conjunto blanquiazul. Tanto es así, que al minuto de la reanudación, a Pere Milla se le colaba entre las piernas un pase de la muerte de su compañero Javi Puado. La convicción de darle la vuelta al marcador hizo que los de Ramis fueran más duro a los choques, e incluso encadenaron posesiones más largas. Sin embargo, la línea de cinco centrocampistas por parte de los de Luis Carrión, provocó que la mayoría de rebotes en esa demarcación cayesen de su bando. Hasta tal punto que Abel Bretones ganó línea de fondo y colgó el esférico a Masca, quien erró lo que hubiese significado su segundo gol de la noche. 

El Real Oviedo celebrando el primer gol. Fuente:
El Real Oviedo celebrando el primer gol. Fuente:

En el ecuador de los segundos 45 minutos, a trancas y barrancas Javi Puado pisaba área rival en un contraataque rocambolesco. En la acción defensiva, Luismi acababa lesionado. Mientras los catalanes agitaban el banquillo a fin de modificar el plan de partido, el técnico local, que previamente vio amarilla por protestar, rotaba por las nuevas lesiones. En efecto, estas dos se suman a las siete ya conocidas. ¡La enfermería carbayona está que arde! Miguel Colombatto sentenciaba el encuentro con un disparo atrevido e imposible para Pacheco. Llegando desde segunda línea, el argentino cazaba un rebote en tres cuartos de cancha y no se lo pensó a la hora de apretar el gatillo de su zurda prodigiosa.

Ficha técnica

Árbitro: Quintero González.

VAR: Ais Reig.

Estadio: Carlos Tartiere.

XI del Real Oviedo (4-5-1): Leo Román (p); Lucas Ahijado, Oier Luengo, David Costas (Jimmy 41’), Abel Bretones; Masca (Mario Sesé 84’), Luismi Sánchez (Carlos Pomares 77’), Seoane, Colombatto, Sebas Moyano; Borja Bastón (Alemão 84’).

Amonestaciones: Luismi Sánchez (amarilla 21′), Oier Luengo (amarilla 28′), Seoane (amarilla 28′), David Costas (amarilla 41′), Carlos Palomares (amarilla 88′).

XI del Espanyol (4-4-2): Pacheco (p); Brian Olivan, Cabrera, Calero, Omar (Óscar Gil 46’); Javi Puado, Keidi Bare (Álvaro Aguado 46’), Gragera (Salvi Sánchez 82’), Edu Expósito (Keita Baldé 82’); Pere Milla (Jofre 68’), Braithwaite.

Amonestaciones: Omar (amarilla 33′), Gragera (amarilla 58′), Braithwaite (amarilla 87′).

Próximos partidos

La próxima jornada será la decimonovena. El Espanyol tendrá poco descanso, ya que el viernes 8 de diciembre a las 21:00 recibe la visita de un Zaragoza en horas bajas para olvidar lo sucedido hoy. Por su parte, los oviedistas buscarán reafirmar las sensaciones el domingo en El Sardinero a las 16:15.

Footer
Artículo anteriorGavi abandona el hospital y se pone en marcha su recuperación
Artículo siguienteBurnley-Sheffield United: Duelo por lo mas bajo
Marc Álvarez González
Estudio comunicación y periodismo audiovisuales, siendo buen periodista y mejor hombre de fútbol. ¡Descubro el mundo en función de los partidos!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí