Illarramendi, Silva, Rico y Sorloth son los cuatro hombres que finalizan contrato, aunque este último está cedido, por lo que la entidad debería ponerse en contacto con el club propietario, el Leipzig. Con los otros tres la situación no está clara y hasta final de temporada no se espera una solución.

Opciones de cada uno

Aunque los cuatro terminen contrato y tres están siendo bastante importantes en el esquema donostiarra, la decisión parece ser que se tomará hacia final de temporada. Illarramendi es uno de los capitanes pero el que menos está jugando ante el buen nivel mostrado por Zubimendi y la sorprendente actuación de Guevara. A pesar de superar continuas lesiones, el de Mutriku parece ser el tercer pivote para Imanol y por ello la decisión de renovar ahora mismo está bastante lejana, aunque no se descarta renovarle un año más para tener a un hombre importante en el vestuario y que pueda aportar veteranía.

El lateral izquierdo Diego ha jugado los últimos partidos antes del parón, entre otras cosas por la lesión de Aihen. Esto le ha permitido mostrar un gran nivel, firmar excelentes actuaciones e incluso marcar algún gol. Se está ganando la renovación a pulso con sus actuaciones y por ello no es descartable que sea la primera renovación anunciada, aunque desde el club no quieren correr riesgos e irán viendo la segunda parte de la temporada con atención.

Diego Rico celebrando una victoria.
Fuente: La Razón

Silva es el más veterano de todos pero a la vez el más influyente en el equipo. Sus 37 años no le privan para hacer increíbles actuaciones cada fin de semana y aunque no esté para jugar muchos partidos seguidos, la magia la sigue teniendo y eso a los donostiarras les viene de maravilla, tanto al club como a los aficionados para verlo desde el estadio o desde el sofa.

Silva a punto de pasar el balón.
Fuente: SportsDesk

El noruego, en su segundo año como jugador txuri urdin está teniendo mayor protagonismo y su ratio goleador ha aumentado, con lo que Imanol está muy contento y estaría dispuesto a que lo fichasen en propiedad, pero las cifras del traspaso serían el punto a discutir con el Leipzig y, por ello, las negociaciones pueden ser largas.

El ‘Sanse’, la gran amenaza

Los jugadores del B están apretando a Imanol, ya que algunos jugadores quieren tener un puesto en el primer equipo y algunos ya llevan tiempo demostrando un gran nivel para subir arriba. Por ello algunas renovaciones se pueden ver complicadas por los chavales. En el caso de Illarramendi, tener dos jugadores por delante suya, hace que su continuidad sea dudosa y que el club pueda terminando de apostar por subir a jugadores ante el buen nivel del filial.

Pablo Marín ha sido otro de los que ha destacado y ha derribado la puerta del primer equipo, aunque no tenga la magia de Silva, actualmente ocupa ese puesto y dentro de unos años puede ser el sucesor del de Arguineguín.

Pablo Marin en un partido con el primer equipo.
Fuente: Gettyimages

En el lateral izquierdo, el nivel de Rico hace que no se piense mucho la de subir a un chaval, pero Jonathan Gómez está mostrando gran nivel y podría entrar en la dinámica del primer equipo, aunque desde el club dicen que todavía es muy pronto para que sea jugador del primer equipo a todos los efectos.

 

 

 

Footer
Artículo anteriorLas figuras de la revelación del Mundial
Artículo siguienteReal Sporting – Cartagena: Duelo por la parte alta

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí