Un día más el protagonista del Real Madrid fue Vinicius Jr, tanto para lo bueno como para lo malo. Vini abrió la lata y fue un quebradero de cabeza para la defensa del Celta. Su brillante actuación quedó manchada por un encontronazo con Mingueza.

Las dos caras de Vini

Vinicius ha anotado cuatro goles en la última semana, dos al Valencia, uno al Leizpig y uno al Celta. En la fase clave de la temporada el 7 está enchufado. Pese al bajón del equipo el brasileño sigue sosteniendo a los blancos.

Sin embargo, Vinicius sigue teniendo esos problemas que merman su nivel partido a partido. El propio extremo sabe que se equivoca con algunos comportamientos como bien dijo en la Supercopa de España:

«Claro que no soy un santo: a veces hablo demasiado y hago regates que no debería hacer, pero me gusta enseñar la magia que aprendí en Brasil. Estoy aquí para mejorar y dar ejemplo a los niños que me están mirando. El míster me enseña todos los días lo que tengo que hacer, igual que mis compañeros”

Estas sorprendentes declaraciones de Vini agradaron a los aficionados blancos. Ya que cuando juega al fútbol sin hacer caso a factores externos es de los mejores. Pero, esta semana ha demostrado que no ha conseguido controlar estas actuaciones.

Semana movida 

Vinicius volvía la semana pasada a Valencia, campo hostil para él. Todo apuntaba a que iba a tener problemas. En la celebración de los goles, primero levantando el puño en contra del racismo y después llevándose las manos a los oídos, tuvo problemas con los valencianistas.

El delantero brasileño del Real Madrid Vinicius Jr. celebra el segundo gol marcado ante el Valencia durante el encuentro correspondiente a la jornada 27 de Primera División que Valencia y Real Madrid disputan hoy sábado en el estadio de Mestalla, en Valencia.
Vinicius en Mestalla: Fuente: EFE

En el partido frente al Leizpig Vini tuvo un encontronazo con el central del conjunto alemán Orban. Ambos venían «picados» de una acción anterior. En consecuencia, Vinicius sin venir a cuento empujó al central sin balón de por medio. La acción fue sancionada solo con amarilla para sorpresa de los alemanes.

Empujón de Vini. Fuente: Marca
Empujón de Vini. Fuente: Marca

En el partido contra el Celta volvió a empujar a un jugador del equipo rival, en este caso Mingueza. Vinicius hizo una de esas arrancadas que tanto le caracterizan. Mingueza para frenarle le cogió de la camiseta y le tiró, este se levantó y le empujó sin venir a cuento una vez más en la misma semana. De nuevo fue sancionado con amarilla. Mingueza que tan solo cortó la jugada de la manera menos lesiva posible le dijo: «Te tengo que parar».

Enfrentamiento entre Vinicius y Mingueza. Fuente Marca

Daniel Borreguero 

Footer
Artículo anteriorLewandowski: “La presión es enorme y pocos son capaces de afrontarla”
Artículo siguienteAlmería 2-2 Sevilla: Marezi logra un empate milagroso
Daniel Borreguero
Madrileño de 18 años, apasionado del fútbol, redactor y comentarista en el podcast

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí