Estamos tan solo a unos días de que dé comienzo la Eurocopa 2024. Uno de esos dos fenómenos de masas que se dan cada cuatro años capaces de unificar un país. Mundial y Eurocopa. Eurocopa y Mundial. Pocas palabras ilusionan más al aficionado del fútbol cuando se acerca esta época del año. Un mes, del 14 de junio al 14 de julio, donde los clubes ponen todos los focos en posibles talentos y fichajes para sus filas. Treinta días en los que los jugadores se presentan al escaparate continental en su camino al título. Y donde los españoles soñaremos con el triunfo de nuestra selección, en lo que sería la cuarta Eurocopa de España.

Culpables de hacernos soñar

Quizás dos de los mejores cerebros que ha creado el fútbol, Xavi e Iniesta, sean culpables de hacernos soñar con un nuevo título para La Roja; puede que un santo llamado Iker Casillas sea responsable de que creamos en los milagros. De que vislumbremos a nuestro capitán levantando la copa al cielo de Alemania; tal vez, un defensor al que apodaban ‘Tiburón’ Puyol ha alimentado la fe en que tiñamos de rojo la Eurocopa; o a lo mejor, un tal ‘Niño’ Torres se encargó de llenarnos de ilusión en el porvenir de la selección.

Iniesta y Xavi en la Eurocopa de 2012. Fuente: Euro2024. Vía: X

Los hombres de 2008 al 2012, héroes del triplete internacional y únicos en la historia en conseguirlo, nos han llevado en cada torneo entre países a la mayor de las utopías: levantar cada uno de ellos. Nos han malacostumbrado. Y honestamente, las últimas competiciones de nuestra selección no han salido como parecían. En 2014, un necesario cambio generacional que no llegó. En 2018, por factores externos al terreno de juego, de la federación. O en el último europeo, con un más que decente nivel de juego de la mano de Luis Enrique pero frustrado por los italianos en las semifinales.

¿Motivos? De sobra

Dejar atrás etapas nunca es fácil. Más cuando te acostumbras y aferras a ellas, por cortas que fuesen. Pero no debemos temer u oponernos a lo que viene. Como la vida, el fútbol también entiende de ellas. La que nos depara en España tiene todos los alicientes para permitirnos creer, tanto a presente como a futuro. Diamantes en bruto como Lamine o Nico. Un centro del campo sólido y lleno de magia con Rodri, Baena o Pedri. Y por qué no confiar en un entrenador que conoce bien el estilo y la identidad de la casa, como es Luis de la Fuente.

Lamine y Williams Jr. con la selección española. Fuente: Euro2024. Vía: X

Confiar o ser más escéptico con los 23 convocados. Ambas posturas son legítimas. Es evidente que es una lista de menos nombres y un nivel de juego más pobre que la de hace una década. Pero si algo nos han enseñado los amistosos previos, como el empate a Brasil o la holgada victoria frente a Andorra, es que estos hombres pueden jugar de tú a tú con cualquiera y, lo que toda España sueña, devolvernos a la gloria continental.

Escrito por Daniel Sánchez Pérez

Footer
Artículo anteriorDani Perejón se convierte en el primer fichaje del Decano
Artículo siguiente9 años de la 5.ª Champions del FC Barcelona
Dani Sánchez
18 años, estudiante de Periodismo y Comunicación audiovisual en Madrid y, por encima de todo, apasionado del fútbol.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí