Sabor de boca amargo. La sensación de errar una bala a tu oponente de la que difícilmente se repondría. O el sentimiento de inquietud que se apodera del corazón blanco por revivir una noche como la del anterior año. Es lo que tiene la resaca de las noches grandes de Champions y empatar ante el vigente campeón europeo, el Manchester City.

Razones hay de sobra para confiar: la calidad individual de los jugadores, la mística del club o que nadie ha alzado más ‘orejonas’ que los blancos. Igualmente, todo puede reducirse a un concepto: es el Real Madrid. Pero llega la hora de la verdad y, como todo equipo, la entidad blanca necesita de sus mejores jugadores. Esto empieza por Jude Bellingham.

El ‘galáctico’ que se esperaba

Seamos claros: la campaña de Bellingham es algo sin precedentes. Una anomalía futbolística que no se registra en los libros de historia del fútbol para un recién llegado a la edad de 20 años. Sabíamos lo que compraban esos cien millones de euros: un ‘todocampista’ llegador y asociativo, gol y un chico con un potencial devastador. Lo que no se mostraba en el cheque era la personalidad del inglés, esa que contagia a sus compañeros y lleva en volandas al Santiago Bernabéu.

Las estadísticas hacen honor a su rendimiento, datos que al inicio llegaron a compararse con la primera temporada de un tal Cristiano Ronaldo en 2009/10. Veinte goles y diez asistencias son las cifras que le hacen entrar en el debate de «el mejor jugador de la liga española».

Bellingham, el fichaje estelar del Real Madrid. Fuente: Real Madrid. Vía: X

Su actual estado de forma

Es cierto que el inglés no llega en su mejor momento. Se le resiste el gol en los últimos encuentros y no fue trascendente en el partido más importante de lo que llevamos de temporada: la ida de los cuartos. Quizás puede explicarse por una posición demasiado adelantada. Tal vez únicamente sea un grado menos de inspiración.

Lo que está claro es que el Real Madrid necesita una actuación a la altura de sus mejores noches en Europa si quiere ganar al conjunto de Guardiola en el Etihad. Cómo olvidar aquella ante el Bayern Munich en 2014, con un voraz Cristiano. O ante el PSG en 2022, con un Karim Benzema tocado por una varita. Esta vez ninguna de estas dos leyendas podrá brillar en la Champions, por eso, Jude Bellingham debe convertirse en la estrella polar que guíe al Real Madrid.

Bellingham celebrando un tanto con la camiseta del Real Madrid. Fuente: Real Madrid. Vía: X

Escrito por Daniel Sánchez Pérez.

 

 

Footer
Artículo anteriorRecre 1-0 Real Madrid Castilla: Un gol de De la Rosa tumba al Castilla de Raúl
Artículo siguienteOsasuna – Valencia: Las espadas en alto por Europa
Dani Sánchez
18 años, estudiante de Periodismo y Comunicación audiovisual en Madrid y, por encima de todo, apasionado del fútbol.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí