El pasado domingo se disputó el gran Clásico. El encuentro que mejor se adapta a la palabra «fútbol» y que es el mayor responsable de coronar el prestigio de la Liga española. El choque en el que se ven las caras dos mentes maestras del deporte: Ancelotti y Xavi Hernández. Casualidades de la vida (o no), fue y sigue siendo el epicentro de la polémica acerca del arbitraje en España. Es lo que siempre trae consigo el Real Madrid y el Barcelona, más aún cuando se enfrentan.

Un Real Madrid de acero

Sea como fuere, lo que la clasificación dictamina es que los blancos están siendo los mejores en esta campaña liguera. Con 81 puntos en su bolsillo y 11 de ventaja respecto al FC Barcelona, en Madrid ya hacen cuentas de cuándo podrían cantar el alirón. Un gol de Bellingham en el último minuto arrojó por la borda cualquier esperanza blaugrana que quedase antes de visitar la capital. El inglés reeditó lo que ya aconteció en Montjuic el 28 de octubre: apareció y goleó en el partido del año.

Está claro que cualquier jornada cuenta lo mismo que las demás, pero también que no todas significan por igual. La entidad blanca ha sabido llevar mejor que nadie cómo y cuándo golpear con fuerza a sus rivales para tumbarlos en la lona. Así lo demostró ante el Girona o el Athletic Club en casa, entre otros.

Ya sabemos lo que se dice del éxito, que «tiene muchos padres». Si adaptásemos esta frase al conjunto blanco, podríamos empezar por Antonio Rüdiger, Vinicius, Carvajal o Toni Kroos. Pero nombrar la figura de Carlo Ancelotti no es ningún ejercicio de riesgo. Y es que las lesiones previas al inicio de campaña no hacían más que augurar una posible temporada por debajo de las expectativas. Es por ello por lo que debemos poner en valor el trabajo de ‘Carletto’ con la plantilla; además, con la Liga ya asegurada, tres partidos son los que separan al Madrid para ser campeón de la Champions y demostrar por decimoquinta vez porqué son los Reyes de Europa.

Bellingham celebrando el gol de la victoria en el Clásico. Fuente: Real Madrid. Vía: X

Xavi es la cuestión

Tras varias semanas ‘bombardeándose’ con informaciones en torno a la continuidad de Xavi, al aficionado culé se le disipa un mar de dudas: el entrenador catalán seguirá al pie del cañón hasta 2025. Es cierto que la temporada en Can Barça ha sido complicada. Con idas y venidas. Jugadores que aportan por debajo del nivel esperado como Joao Félix u Oriol Romeu. Lesiones como la de Marc-André ter Stegen, Gavi o Pedri. A esto se le suma un nivel casi anticompetitivo al principio, con un pobre Lewandowski y poca solidez atrás.

Pero si analizamos fríamente, la etapa de Xavi en la ciudad condal tiene argumentos para pensar que es positiva. Haciendo un esfuerzo por recordar, tomó las riendas de un Barça decaído y al año siguiente lo transformó en alma y espíritu. Quizás no a nivel de juego, pero sin duda en identidad. Esto hizo efecto hasta tal punto que los blaugranas se coronaron como campeones de La Liga y de la Supercopa de España.

Por no hablar de las mejores noticias: la irrupción de los jóvenes. Posiblemente las condiciones económicas del club o el bajo rendimiento de algunos ‘pesos pesados’ sean las razones que expliquen los debuts prematuros de los Lamine Yamal, Héctor Fort o Cubarsí, el más reciente. Con todo esto, no cualquiera tiene la valentía de apostar por chicos que ni siquiera han comprobado lo que es el fútbol de élite. Como suele decirse: «los canteranos son hijos de la ruina». Y esto, seguro, se ha sufrido de primera mano en la afición culé.

Xavi Hernández seguirá como técnico culé. Fuente: 433. Vía: X

Escrito por Daniel Sánchez Pérez.

Footer
Artículo anteriorCobresal 0-2 Talleres: Los cordobeses tumban a Cobresal y se colocan más punteros que nunca
Artículo siguienteSevilla Atlético-UCAM Murcia: A 1 punto del ascenso a 1RFEF
Dani Sánchez
18 años, estudiante de Periodismo y Comunicación audiovisual en Madrid y, por encima de todo, apasionado del fútbol.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí